¿Se pueden producir cambios permanentes?

ImagenCifras

Sapere aude es una locución latina que significa “atrévete a saber” un lema atribuido a Inmanuel Kant que definió un periodo completo del siglo XVIII o Siglo de las Luces, llamado así por el triunfo de la luz del conocimiento sobre las sombras de la ignorancia.

En este siglo XXI, gracias a los últimos hallazgos en neurociencia, el lema podría ser “atrévete a desarrollar tu inteligencia emocional”. Estamos viviendo una época en la que cobran un mayor significado las emociones y los sentimientos humanos en todos nuestros actos. Afortunadamente contamos con nuevas técnicas y metodologías que pueden originar cambios muy positivos y transformar nuestras actitudes y comportamientos, haciéndoles más sólidos y duraderos.

Al activar nuestro talento incorporando nuevas metodologías, propiciará una mejor conexión con el sentir común de nuestros clientes, o como vulgarmente se dice “nos pondremos en los zapatos del otro”.

El caso es que estamos aquí no para predicar pedagogía inútil sino para implantar estrategias de formación que funcionan y que pueden crear cambios que permanezcan partiendo del mejor consejo farmacéutico. Puedo mojarme diciendo, por los resultados que se han evaluado tras seguir fielmente los protocolos y otros planes de acción que definimos en nuestros programas, que el tique medio se ve incrementado el 14% y que tras un año de formación continuada en nuestro Atelier, se pueden lograr incrementos de hasta un 35%.

Asun Arias